Hepatitis C

¿Qué es la Hepatitis C?

La hepatitis C es una enfermedad del hígado que es contagiosa y resulta de la infección por el virus de la hepatitis C. Cuando una persona se infecta, puede desarrollar una infección “aguda”, que puede variar en gravedad de una enfermedad muy leve con pocos o ningún síntoma a una afección grave que requiere hospitalización.

La hepatitis C aguda es una enfermedad de corto plazo que ocurre dentro de los primeros seis meses después de que la persona se expone al virus de la hepatitis C. Por razones que se desconocen, entre el 15% y el 25% de las personas eliminan” el virus sin tratamiento. Aproximadamente, del 75% al 85% de las personas que se infectan por el virus de la hepatitis C desarrollan una infección “crónica” o de por vida.

La hepatitis C crónica es una enfermedad de largo plazo que ocurre cuando el virus de la hepatitis C permanece en el cuerpo de la persona. Con el tiempo, puede provocar problemas hepáticos graves, incluyendo daños al hígado, cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

Síntomas

ICTERICIA

Es una pigmentación amarillenta de la piel y del blanco de los ojos (esclerótica), producida por valores anormalmente elevados de pigmentos biliares (bilirrubina) en la sangre.Las altas concentraciones de bilirrubina en la sangre pueden aparecer cuando una inflamación u otras irregularidades de las células hepáticas impiden su excreción a la bilis

HIPERTENSIÓN PORTAL

Es el aumento anormal de la presión sanguínea de la vena porta, que le aporta al hígado la sangre proveniente del intestino. La hipertensión portal puede deberse a un aumento de la presión de los vasos sanguíneos portales o a la resistencia al flujo sanguíneo a través del hígado.

VARICES ESOFÁGICAS

Un hígado enfermo puede causar hipertensión portal. La presión adicional en estos vasos causa su dilatación a nivel del estofado formando las llamadas varices esofágicas. La ruptura puede conducir a una pérdida de sangre importante a través de vómitos o a través del tracto gastrointestinal.

Entre los síntomas de las várices esofágicas se incluyen: Vómitos con sangre sin dolor y Anemia (bajo recuento de glóbulos rojos)

ASCITIS

Es la acumulación de fluido en la cavidad abdominal causada por la fuga de fluidos de la superficie del hígado y el intestino. La ascitis debida a enfermedad del hígado suele acompañar a otras características de la enfermedad del hígado como la hipertensión portal. Los síntomas de la ascitis pueden incluir la distensión de la cavidad abdominal, que causa malestar y dificultad de la respiración.

ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA

Es el deterioro de la función cerebral debido a la acumulación en la sangre de sustancias tóxicas, que normalmente son eliminadas por el hígado.

Más del 70% de los pacientes no saben que están infectados

La hepatitis C puede estar presente durante muchos años, sin ocasionar ningún síntoma. En algunos casos, la hepatitis C permanece asintomática incluso teniendo un daño hepático importante. La hepatitis C casi nunca muestra síntomas y eso hace que el paciente no vaya al médico a consultar y Sea una enfermedad infra diagnosticada

Cuando se produce el avance de la enfermedad y el hígado avanza en su fibrosis hacia la cirrosis, el hígado pierde su funcionalidad y se pueden producir manifestaciones cínicas por insuficiencia hepática.

Prevalencia

La OMS considera a España como un país de prevalencia intermedia, en consonancia con el resto de países mediterráneos. No obstante, los últimos estudios publicados indican que ha disminuido considerablemente, se describe una prevalencia entre el 0,27 % y 1,69 % .

La Hepatitis C es mucho más prevalente que otras enfermedades que son más conocidas.

Transmisión

El virus de la hepatitis C se transmite por VÍA SANGUÍNEA. (Para infectarse una persona debe de haber contacto de sangre con sangre de una persona infectada)

La Hepatitis C NUNCA se transmite así
Leche materna, los alimentos o el agua, ni por contacto ocasional, por ejemplo, abrazos, besos y comidas o bebidas compartidas con una persona infectada.

Transfusiones de sangre realizadas antes del año 1991

Antes de 1991 no se hacía test de la HCV en la sangre o sus derivados utilizados en transfusiones, con lo que estas personas han podido recibir sangre infectada y haber sido infectadas. Algunas personas no recuerdan haber recibido una transfusión, pero pueden haber sido transfundidos durante:

  • Un trasplante
  • Intervenciones de cirugía mayor
  • Hospitalización en cuidados intensivos
  • Hemorragia incontrolada

Transmisión madre-hijo:

Se suelen tomar medidas para evitar en contacto de sangre madre-hijo. Una madre infectada puede infectar al bebe en el momento del parto si no se toman las medidas oportunas por el equipo medico. La gran mayoría de los pacientes con  hepatitis C no tienen síntomas y por ese motivo:

  • El 70% de los pacientes no saben que tienen la Hepatitis C
  • Las personas no diagnosticadas:
  • Pueden infectar a otras personas
  • Pueden sufrir una evolución de su enfermedad a fases avanzadas, sin darse cuenta.

Material Punzante sin las adecuadas  medidas higiénicas:

  • Piercing
  • Tatuajes
  • Centros de estética
  • Jeringuillas

Relaciones Sexuales:

Los estudios indican que la transmisión por vía de relaciones sexuales es muy baja, pero es recomendable el uso de preservativo en relaciones sexuales de riesgo y promiscuidad.

Manejo de instrumental médico no debidamente esterilizado:

  • Hemodiálisis
  • Pruebas médicas que pueden entrar en contacto con sangre: Endoscopias
  • Dentistas que no usan material desechable

Compartir elementos de higiene personal:

Los elementos de higiene personal pueden contener sangre de la persona infectada como Cepillos de dientesMaquinilla de afeitar

Detección

Grado de daño Hepático

La biopsia del hígado o el Fibroscan sirven para determinar el grado de daño hepático que ha sufrido el hígado (grado de Fibrosis) de la persona que es positiva para el estudio de anticuerpos hepáticos.

  • La detección de la infección suele ser casual o por sintomatológica.
  • CASUAL: La mayoría de las personas se enteran de su infección en un chequeo rutinario o donaciones de sangre.
  • SINTOMATOLÓGICA: Una elevación continua de las Transaminasas podría estar producida por una infección por el virus de la Hepatitis C.
  • La mayoría de las personas que se infectan, desarrollan una infección crónica (de por vida). Esto se conoce como hepatitis C crónica
  • El diagnostico de la hepatitis C debe realizarse a través de una analítica especifica de sangre que permita detectar anticuerpos del virus de la hepatitis C, (ELISA + RIBA)
  • La presencia de anticuerpos del virus de la Hepatitis C en sangre nos indica que se ha estado en contacto con el virus de la hepatitis C en algún momento, pero eso no significa necesariamente que siga teniendo el virus en la sangre.
  • La prueba definitiva se hace midiendo la cantidad de material genético (el ARN del virus de la hepatitis C), mediante una técnica llamada Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR)

Evolución

FASE AGUDA

Esta es la fase inicial de la enfermedad que incluye desde el contagio por el virus de la Hepatitis C y un máximo de 6 meses. Durante esta fase:

  • Se produce la incubación de la Hepatitis C
  • El organismo empiezan a producir defensas (anticuerpos), para eliminar al virus.
  • Tras la exposición al virus, éste puede ser detectado en suero en las siguientes 1-2 semanas tras el contagio, aunque en un 30% de los casos los resultados son negativos hasta incluso nueve meses después.
  • En esta fase, pocos pacientes muestran síntomas como: astenia, náuseas y/o vómitos, dolor abdominal e ictericia.

 FASE CRÓNICA

Durante esta fase, el virus de la hepatitis C puede seguir produciendo daño hepático sin aparición de síntomas.

  • El daño hepático producido por el virus produce cicatrices en el hígado llamadas fibrosis hepática.
  • Dependiendo del grado de fibrosis hepáticas que se hayan producido, hablaremos de fibrosis F1, F2, F3
  • El grado mas avanzado de lesión hepática, es la Cirrosis, equivale a un grado F4
  • La Cirrosis es la forma más avanzada de lesión hepática, en la que las lesiones son aparentemente irreversibles y los pacientes presentan grados variables de insuficiencia hepática
  • Las Cirrosis pueden encontrarse compensada o descompensada.
  • Cuando la cirrosis está claramente establecida, se considera que el riesgo de evolución a Cáncer Hepático es alto.
  • El grado más grave de cirrosis es la descompensada, donde aparecen los principales síntomas con muy graves riesgos.

Tratamientos

Muy importante, dejarse asesorar por su especialista. Tiene mucha Importancia del inicio del tratamiento, cuanto antes inicie el tratamiento menores serán los daños ocasionados y mejor será el pronostico. La adherencia al tratamiento. Es imprescindible el cumplimiento en las tomas y horarios. Los antivirales deben mantener un nivel estable de medicamento en sangre. El retraso o el olvido de una toma, puede suponer el fracaso del tratamiento. 24 semanas después de haber tomado la última pastilla, si se mantiene la carga viral negativa (tras efectuar análisis de sangre), se considera la enfermedad curada.

Tipos de Tratamiento de la Hepatitis C

La primera terapia disponible para el tratamiento de la Hepatitis C fue la doble terapia, con un porcentaje de curación del 40%. A finales del 2011 apareció la triple terapia, aumentando las tasas de eficacia hasta un 80%. dependiendo de la fase de Fibrosis.

Actualmente se puede conseguir hasta un 95% de curación con otros fármacos, longrándose las mejores tasas de efectividad en fases previas, y cada vez con menos efectos secundarios y tratamientos más cortos. Alguno, permite conocer las posibilidades de curación, en tan solo 4 semanas. También se dispone para pacientes en fases avanzadas e intolerantes a fármacos anteriores, la posibilidad de combinar dos fármacos antivirales de última generación con tasas de curación del 95% sin efectos secundarios. Estos se indican de forma más restrictiva por el alto precio de los mismos, por lo que solo se aplican por prescripción médica previa autorización de las autoridades sanitarias.

Tipos de pacientes según los resultados al tratamiento inicial hablamos

Recaedores
Pacientes que completan el tratamiento con carga viral indetectable, pero posteriormente el virus se activa.

Reactivados
Pacientes que consiguen disminuir la carga viral pero que el virus se reactiva antes de finalizar el tratamiento.

Respondedores parciales
Consiguen disminuir la carga viral, pero sin llegar a negativizar.

Respondedores nulos
No consiguen disminuir la carga viral.

Los Paciente Naive son aquellos que nunca ha sido tratado

Nuevos Tratamientos

Aunque es cierto que están apareciendo nuevos fármacos y combinaciones entre ellos, y se están haciendo numerosos estudios con la intención de obtener tratamientos mas efectivos y con menor número de efectos adversos, también es cierto que tanto por el número de estudios que se necesitan, como por su precio y tiempo que tardan las negociaciones con las administraciones públicas, no sabemos lo que pueden tardar en llegar estos nuevos tratamientos.

A día de hoy, los especialistas disponen de un arsenal terapeútico para poder tratar a todos los pacientes en todos los casos.

La innovación en tratamientos para la hepatitis c, ha sido un motivo de esperanza para todos los pacientes, y esta demostrado que cuanto antes sean tratados se consigue mayor efectividad y menos efectos secundarios.

Existen medicamentos en fases avanzadas de ensayo clínico que se incorporarán al arsenal terapeútico y que ayudarán a lograr erradicar la hepatitis c.

Si tu tienes tus controles son a través del médico de cabecera, pídele que te derive a un especialista

Uso Compasivo

Se contempla para algunos casos de máxima urgencia los tratamientos de uso compasivo. Estos tratamientos son compasivos al no haberse aprobado aún los medicamentos necesarios, pero dada la urgencia, se autorizan de forma excepcional para los siguientes casos:

  • Pacientes en lista de Trasplante Hepático
  • Pacientes Trasplantados Hepáticos con alto riesgo de descompensación o muerte en los próximos 12 meses
  • No Trasplantados Hepáticos ni en lista de trasplante pero con enfermedad hepática en riesgo de descompensación o muerte en los próximos 12 meses

Prevención

Es importante señalar que para la Hepatitis C todavía no existe vacuna. También es importante tener en cuenta que puede haber personas que estén infectadas por el VHC y no saberlo ya que es una enfermedad que no suele presentar síntomas hasta que la enfermedad está muy avanzada.

Para evitar el contagio de la hepatitis C, deben tomarse, sobre todo, medidas de higiene personales, que eviten entrar en contacto con sangre de personas infectadas.

No compartir el cepillo de dientes o la máquina de afeitar de otra persona. No compartir jeringuillas u otros instrumentos cortantes o punzantes que pudieran tener restos de sangre.

En caso de hacerse un tatuaje o perforación en alguna parte del cuerpo, asegurarse de que los instrumentos sean desechables, tanto agujas como tinta.

Mantener relaciones sexuales seguras: Usar preservativos en caso de promiscuidad o sexo de riesgo (anal o con posibilidad de desgarros o sangrados).

A nivel sanitario cumplir estrictamente los protocolos de seguridad establecidos (guantes y material desechable).

DOCUMENTACIÓN

Curso sobre la hepatitis C